15/10/2012

Noticias

Legumbres: las grandes olvidadas de nuestra dieta natural

La dieta mediterránea se caracteriza por un gran consumo de vegetales (verduras, frutas, legumbres, frutos secos), de pan y otros cereales, de aceite de oliva como grasa principal y por una ingesta regular de vino en cantidades moderadas.

Ensalzamos las propiedades de la dieta mediterránea, pero no todos los alimentos que la integran tienen la misma buena prensa. Las legumbres son las grandes olvidadas de nuestra dieta natural. Y eso que representan una excelente fuente de nutrientes, especialmente proteínas.

Las legumbres son como pocas cosas de la vida: buenas, bonitas y baratas.

Las legumbres no deben faltar en una alimentación equilibrada. Los expertos en nutriciónrecomiendan consumir entre 2 y 4 raciones a la semana (70 g en crudo, un plato normal individual de legumbre cocida).

La disminución de su consumo nos priva de importantes nutrientes esenciales al organismo. Las legumbres son alimentos ricos en:

  • Proteínas de alto valor biológico
  • Hidratos de carbono complejos
  • Vitaminas
  • Minerales: calcio, magnesio, hierro
  • Fibra

Legumbres, aunque sean de bote

El presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), Gregorio Varela, asegura que el aumento del consumo de legumbres es un “aspecto positivo” de la crisis, puesto que había desaparecido en parte de los platos habituales ingeridos por los españoles.

La falta de tiempo debido al trabajo o a las grandes distancias de las ciudades también contribuye a descuidar, en cierta medida, la alimentación. Ante esta situación, cada vez más frecuente en la sociedad actual, Varela recomienda el consumo de algunos productos ya elaborados.

Por ejemplo, las legumbres comercializadas en bote, como los garbanzos o las lentejas, o el gazpacho envasado, son “perfectos” para practicar una dieta mediterránea sin destinar a su preparación un tiempo que en ocasiones escasea.

Sin embargo, esta falta de tiempo no puede ser una “excusa” para no llevar a cabo una dieta mediterránea, ya que “se puede hacer en menos de tres minutos con una salsa de tomate ya preparada a la que le echo un chorro de aceite y le pongo bonito”, y además es barato.

De todas formas, Varela advierte que no todos los productos ya preparados son saludables, ya que hay algunos muy recomendables y otros que llevan “demasiada grasa sólida, como puede ser el caso de los ultracongelados, de los que hay que evaluar los beneficios y los riesgos”.

Fuente: 20minutos.es
Imagen: Wikimedia

Tags: